lunes, 31 de agosto de 2009

ENTRAÑABLES RECUERDOS


EL CINE COLON
Lo recuerdan...? Ubicado en la esquina de las calles Ocoña y Av Lima, en diagonal con el Hotel de Turistas y frente a la casa de los Gorriti y los Béjar.
Cuántas películas, veladas...?
Y cuántas veces entramos a las de mayores de 18 sin tener siquiera 14, previa "refilada" al buen "Guaygua"
Cuántos nos contentamos tantas veces con ir solamente a "gallo" por estar "misios"
Y el primer beso... a ver, quién puede decir que las viejas butacas del Cine Colón no fueron mudos testigos de los primeros amoríos?

3 comentarios:

  1. Como olvidarlo... es parte de nuestra infancia, adolescencia en fin.. saben que cuando regrese a camana en el 2003 no sabia que lo habian derrumbado ( GRASO ERROR IMPERDONBLE ACTO) y luego de caminar un rato por camana , y regreso donde mi tia leyla.. le digo" no se por donde he pasado pero no lo vi al cine colon?" y me da la noticia que ya no existia .. senti una mezlca de rabia , nostalgia de perdida COMO ERA POSIBLE.. no se daban cuenta que habian derrumbado una parte de la historia de camana?????!!
    pero en fin los que salimos queremos todo se quede igual para aninorar nuestro perdida pero senores Derrumbar el CINE COLON fue un crimen!!!! ni que decir de la PLAZA DE ARMAS Margarita Cruz

    ResponderEliminar
  2. Perdimos también cultura...además de películas se cultivó el arte, fue seno de innumerables veladas literario musicales que los colegios "Nuestra Señora de la Candelaria" y "Sebastián Barranca" ponían en escena con obras teatrales como dramas, comedias y zarzuelas.
    Y los famosos bingos del Club de Leones también eran todo un espectáculo.
    Desgraciadamente todo esto se perdió aún antes de que fuera demolido y quedará sólo en nuestro recuerdo.....

    ResponderEliminar
  3. Margarita, completamente de acuerdo contigo, un "crimen" que borró parte de nuestra historia. Los camanejos tenemos que aprender a valorar lo nuestro, cuidarlo y protegerlo para que quede constancia de nuestro pasado.Esto no quiere decir estancarse en el pasado, se puede validar para nuevos usos pero hay que darles una catalogación para que se respete la fachada.
    Aún queda alguna casita de caña y barro, tendríamos que hacer un museo, restaurándola y dotándola de utensilios y herramientas para que quede constancia de cómo vivían nuestros ancestros.
    Un abrazo, NOMI

    ResponderEliminar